Hemos llegado a la 4a revolución industrial, conocida también como Industria 4.0, y en esta nueva etapa los métodos y técnicas de producción convencionales se transforman gracias a las nuevas tecnologías.

La industria en general busca, cada vez más, nuevas tecnologías que puedan ayudarles a realizar su trabajo de forma más segura, eficiente y económica. Y con la llegada de esta industria cada vez más digitalizada, se abren muchas nuevas posibilidades. Entre las nuevas tecnologías aplicadas a la industria, la Realidad Virtual y especialmente la Realidad Aumentada son un punto clave, pues aportan nueva información útil para mejorar y agilizar los procesos de producción. Así pues, podemos pensar en fábricas inteligentes, donde la conexión entre máquinas, personas y datos permite mejorar la productividad de la industria.

Y aunque hablamos tanto de Realidad Virtual como de Realidad Aumentada, cada una de ellas nos aporta ventajas distintas en el sector de la industria.

 

Industria 4.0 y Realidad Virtual

La Realidad Virtual aplicada en la industria nos ayuda a crear una “fábrica digital”, donde principalmente podemos experimentar y probar los productos diseñados antes de empezar los procesos de producción. En otras palabras, se realizan pruebas en el mundo virtual, que posteriormente serán aplicadas al mundo real.

La Realidad Virtual también se aplica en la industria durante los periodos de aprendizaje de los trabajadores, ya que de este modo pueden visualizar todas las operaciones a realizar y recordar mucho mejor la información necesaria.

Por último, la Realidad Virtual se utiliza en la industria incluso para la simulación de situaciones peligrosas. Los operadores pueden someterse a situaciones diversas con Realidad Virtual, preparándose mejor para los posibles riesgos que podrían llegar a suceder en la fábrica.

Así pues, aplicando la Realidad Virtual en todos estos campos de la industria, ésta nos permite conseguir grandes ventajas:

  • Facilita los procesos de aprendizaje
  • Mejora los modelos de organización durante los procesos productivos
  • Reduce los costes de fabricación y de desarrollo del producto
  • Reduce posibles riesgos laborales

 

Industria 4.0 y Realidad Aumentada

Por otro lado, la Realidad Aumentada ofrece a la industria una gran cantidad de datos que pueden ser conectados a tiempo real con los otros sistemas. Con la Realidad Aumentada, logramos mezclar la realidad física y digital para aportar información adicional y construir realidades totalmente nuevas. Esto también nos permite un mejor control de toda la información de la industria y una mejor organización en general, monitorizando todos los procesos de fabricación.

Además, con la Realidad Aumentada podemos disponer de información adicional e in situ sobre las tareas que se deben realizar, sobreimprimiendo las instrucciones de cualquier operación en el campo de visión del operario mientras trabaja con el nuevo producto o diseño. Incluso podemos acceder a contenidos multimedia que permitan resolver cualquier incidencia de forma más ágil.

La Realidad Aumentada, al igual que la Realidad Virtual, también ayuda en el proceso de aprendizaje de los nuevos operarios o trabajadores, ya que éstos trabajarán con dispositivos de Realidad Aumentada incorporada que les facilitarán las tareas a realizar y les permitirá interactuar mucho mejor con las máquinas y dispositivos necesarios. De esta forma, la ruta de aprendizaje es mucho más rápida y sencilla.

Como consecuencia, la aplicación de la Realidad Aumentada nos beneficia en muchos puntos de la industria:

  • Facilita las tareas complejas de mantenimiento o producción
  • Mejora la combinación de los datos físicos con los digitales
  • Reduce los tiempos de fabricación y de desarrollo del producto
  • Así como la Realidad Virtual, también reduce posibles riesgos laborales

 

Como hemos visto, tanto la Realidad Virtual como la Realidad Aumentada suponen un gran avance en la industria y las dos tecnologías nos ofrecen soluciones distintas para mejorar la comunicación, organización i competitividad de la empresa. Y a través de la Industria 4.0 creamos una nueva relación entre personas, entorno y sistemas de información: intercambiamos y analizamos datos, resolvemos incidencias, interactuamos con las máquinas, agilizamos procesos y nos beneficiamos de las nuevas tecnologías para mejorar y facilitar nuestro día a día.

En definitiva, la Realidad Virtual y la Realidad Aumentada nos permiten superar barreras en la producción y lograr nuevas soluciones. Solo tenemos que pensar más allá de lo convencional y buscar cómo podemos aprovechar todas las oportunidades que nos brindan estas nuevas tecnologías, porque las aplicaciones de Realidad Virtual y Realidad Aumentada no solo benefician a la industria, benefician también a toda la sociedad.